Martzelino Soroa

En el transcurso de la Segunda Guerra Carlista, tuvo que huir de su localidad natal, San Sebastián, como consecuencia de haber escrito un poema contra Amadeo de Saboya. En Ziburu (Lapurdi), en colaboración con otros refugiados, organizó representaciones teatrales y puso a punto una especie de zarzuela escrita en euskara y catellano titulada Iriyarena,  que en 1878, terminada ya la guerra, puso en escena a su regreso a San Sebastián. Era la primera vez que se escuchaba el euskara sobre un escenario. Animado por el éxito, escribió obras exclusivamente en euskara, como Anton Caicu (1880), Gabon (1880), Au ostatuba!, (1884), Gorgonioren estutasunac edo boltsa galdu (1888) y Ezer ez eta festa (1899).