Iztueta (1767-1845)

Nació y murió en Zaldibia, en 1767 y 1845, respectivamente. Entre 1801 y 1807 estuvo en prisión, acusado de robo. Paradójicamente, con el tiempo llegaría a ser director de la cárcel, así como recaudador de impuestos. Durante la invasión napoleónica, fue considerado afrancesado. Recuperó las danzas vascas en un momento crítico, en el que se encontraban a punto de desaparecer. Para ello, creó grupos en Donostia y escribió Guipuzcoaco dantza gogoangarrien condaira edo historia beren soñu zar eta itz-neurtu edo versoaquin (1824) y Euskaldun anciña anciñaco (1826). También compuso poemas, como el titulado Kontxesiri, y una historia de Gipuzkoa -Guipuzcoaco provinciaren condaira edo historia (1847)-, en la que evidencia que era un gran conocedor de todo lo relacionado con la cultura y el folklore vasco. Iztueta está considerado como miembro de la llamada Generación de Larramendi. De hecho, hace suyos muchos de los neologismos propuestos por éste.