Fray Bartolome (1768-1835)

Bartolomé Madariaga Garate nació en Markina-Xemein (Bizkaia), en 1768. Ingresó en los carmelitas, en la propia Markina. Cursó sus estudios religiosos en Lazkao, Pamplona y Tudela. Fue predicador de la orden desde muy joven y, como tal, recorrió toda la Euskal Herria peninsular.

Durante la Guerra de la Independencia, las tropas francesas lo persiguieron, lo detuvieron en 1809 y lo condujeron a Bilbao. En 1813 regresó a Markina, donde reorganizó el convento. La última etapa de su vida la pasó como responsable de la educación de los novicios en el convento de Lazkao, donde falleció en 1835.

Salvo dos opúsculos en castellano, escribió todas sus obras en euskara. Las principales son:

Estas obras contribuyeron, conjuntamente con las de Mogel, Añibarro, Astarloa y otros, a reforzar el vizcaino literario.

Dice Mitxelena: “Fray Bartolomé era un orador espléndido. brillante a veces, claro siempre. A él se deben algunas de las más hermosas páginas escritas en dialecto vizcaino; en sus obras no emplea un léxico muy purista, pero sí rico y extenso".