Bilintx (1831-1876)

La voz de este donostiarra está considerada como una de las más románticas de la literatura en lengua vasca. Cuentan que la mala suerte le persiguió desde niño, y lo hizo hasta el final (murió cuando una granada carlista penetró por la ventana en la habitación en la que se encontraba). Sus versos siguen siendo muy populares.