Agustin Kardaberaz (1703-1770)

Nació en Hernani (Gipuzkoa), en 1703. Tras estudiar Filosofía y Leyes en Pamplona y Valladolid, ingresó en la Compañía de Jesús en 1721. Ocho años después fue ordenado sacerdote. Fue nombrado profesor de Gramática en el colegio de los jesuitas de Bilbao y comenzó a labrarse fama como orador. También fue profesor de Teología Moral en la Universidad de Oñati.

En 1736 se instaló en Loiola y desde allí se desplazaba a predicar a los pueblos de Gipuzkoa y Bizkaia. Cuando su salud le impidió continuar con ese quehacer, se dedicó a escribir y a los ejercicios espirituales. En1767, Carlos III expulsó a los jesuitas, y Kardaberaz, junto a otros miembros de la Compañía, se instaló en Bolonia, donde falleció en 1770.

Los trabajos de Kardaberaz son abundantes y profundos. La mayoría de ellos están dedicados a la labor pastoral y misional. Fueron publicados en muchas ocasiones y contaron con bastantes lectores.

El estudio que Luis Villasante realizó sobre 14 obras de Kardaberaz revela que 4 de ellas están relacionadas con los ejercicios de San Ignacio, 5 tienen carácter hagiográfico y el resto están dedicadas a la instrucción religiosa.

Kardaberaz es también autor de una obra sobre el euskara, Euskqueraren Berri Onac, eta ondo escribitceco, ondo iracurtceco, ta ondo itzeguiteco erreglac (Pamplona, 1761). En ella puede leerse (la traducción del euskara es nuestra):

“Para salvar a muchos buenos pobrecillos, Dios quiere que el euskara alce la cabeza: mientras en nuestros caseríos haya gente honrada, noble (en el original, prestua), el euskara subsistirá. Como suele decirse, a ésos, salvo que les corten el cuello o les quiten la vida, no podrán quitarles el euskara”.