EU | ES | FR | EN
Facebook Twitter Vimeo Youtube
Euskal Idazleen Elkartea

Xabier Amuriza > Extractos

Poesia

Del Monte al Mundo |

A MI GENERAL

Ahí yace, mi General
aquí me tiene, mi General
presente, mi General
en pie, mi General
pero ahí yace, mi General
pisado por la tierra que pisó.
Este soldado no sabe para qué ha vivido
ya que vivió para usted.
¿Cómo se nos ha ido
cómo nos ha dejado
a merced de un futuro incierto?
Yo le imaginaba fácilmente
a usted sin el mundo
pero no el mundo sin usted.
Con usted el tiempo limitado
parecía eternidad concentrada,
usted devolvió a la sangre su templanza
usted devolvió al espíritu su carne
y a Dios su conciencia de ser todopoderoso
y al hombre la unidad del nacimiento y la muerte
El sol llamaba a su puerta cada mañana
¡Viva mi General!
Y al pasar cada mediodía por su portal
le pedía antes permiso
y cuando una vez ordenó ‘¡quieto ahí!'
todo el reino se arrodilló
antes del milagro nacional.
Cuando la Historia había sido dislocada
usted la devolvió a su posición central ontológica.
Cuando el pasado y el futuro estaban desunidos
usted nos rejuntó en la osamenta católica del ahora.
Nacerán pájaros, morirán elefantes
se encenderán los esqueletos, se apagarán los volcanes
pero su nombre no se borrará
del recuerdo de los vivos
ni del lamento de los muertos.
Al enterrarle a usted
la tierra se abrió como la boca de un cocodrilo
sorprendida de que tuviera que digerir
otro ser de su materia
porque usted, grande entre los grandes
no podría ser del mismo origen de los terrestres
sino creado por algún éxtasis de la naturaleza
y esa es precisamente la clara injusticia
la que derrotó con la espada de siete filos
cómo siendo no terrestre
se lo tragó la tierra
el que la derrotó con la espada de siete filos
usted, grande entre los grandes.
Fui y soy su soldado
pues maté y morí a su lado
eran las dos caras de un mismo placer.
Siempre habrá reptiles
intentando envenenar el vuelo de las águilas
también habrá siempre colmillos
queriendo morder arco iris inocentes
pero las estrellas saben que en su reino
pueden estar tranquilamente colgadas
sin miedo de caer a ningún lado.
Usted reactivó la paz
desde la agonía del movimiento.
Bajo su mandato el pan era pan
y no una pedrada en la frente
las calles eran calles
y no rutas hacia la revolución para estrellas huérfanas .
Los hay que dicen
que su aliento olía a muerte
que su paz era la del cementerio
pero no saben como yo
desde qué abismo levantó la patria.
Cuando personas y bestias
no podíamos distinguirnos entre nosotros
usted se levantó y reestableció la ubicación
los hombres aquí, los cerdos allí
por allí las almas, las ranas más allá
todos firmes
sí, mi General
y así el embrollo se convirtió en orden
y un situación jodida en ordenamiento.
Dejemos que el trigo y la cizaña crezcan
pero aquel no sabía de política
y yo sé
usted que mató por necesidad de matar
si no el hambre les habría matado
y los que vivimos gracias a usted
piedras en la leche y leche en la espuma
gracias a usted, Napojotepaco, hemos visto
a la derecha la abundancia y a la izquierda la liberación.
Hoy los trenes van y vienen
por los caminos abiertos por tus borceguís
los tranvías van arriba y abajo
en las catacumbas agujereadas por sus morros
las chimeneas echan humo de pólvora
hacia el cielo recolocado con su plomada.
Todo se ha hecho por usted
y nada se ha hecho sin usted
pero su tiempo ya se ha agotado
y para que no se agote el de los demás
yazca ahí y tenga su merecido descanso
ataúd del pasado y socavón del futuro
carnicero de halcones y pastor de lagartos
la muralla de la erosión y castillo de la fosilización
tempestad del ahogo y aluvión de la repugnancia
ahí yace y estará
per secula seculorum por siempre jamás de los jamases
General de Generales de la Generalidad.
2011 Euskal Idazleen Elkartea
Zemoria kalea 25 · 20013 Donostia (Gipuzkoa)
Tel.: 943 27 69 99 - Fax.: 943 27 72 88
eie@idazleak.eus

iametza interaktiboak garatuta