EU | ES | FR | EN
Facebook Twitter Vimeo Youtube
Euskal Idazleen Elkartea

Pello Otxoteko Vaquero > Extractos

Poesia

2003 Arnasa galduaren ondarea | Elkar

ARRIBADORES

La mort est si souvent représentée comme une fin, une limite, une frontière, un voyage, un départ ou le passage d'une frontière. La mort y arrive-t-elle? Peut-on faire l'histoire de cette frontière et de cette arrivée? Qu'est-ce qu'un arrivant?

Jacques Derrida, Apories


Somos arribadores.
Pero no sabemos qué clase de arribadores.
arribadores que entran a puerto
o arribadores que nunca pisan tierra firme.
estamos perdidos desde que salimos, hemos perdido la dirección
aunque seamos arribadores.


Pero todo arribador,
tiene un único objetivo conocido
aún estando escondido.
Y todos los arribadores llegarán al puerto,
agotados pero, todos llegaremos a puerto.
En el puerto, la misma mirada que abandonaste te esperará...
Aunque la muerte venga también con tus ojos.


En esta oscura tormenta de la vida
sólo tus ojos tienen luz,
luz del día que no tiene amanecer,
y esta luz nos lleva al puerto
el faro de nuestra esperanza
el rastro del arribador
estela del futuro
final del viaje, ¡la Muerte!


Pero cómo será el barco
y cómo se pueden mantener sobre el agua
es lo que me preocupa.
Además quisiera conocer al capitán.
No me importa demasiado
quién estará en el puerto esperándome
ni siquiera si habrá alguien.


Los puertos
son los silencios de la melodía,
los puntos de duda de los arribadores,
pues nunca sabemos
si finalizar el canto o
si seguirá con nuevos motivos
suministrada de una armonía más profunda.


De todos modos,
los puertos son las balizas del viaje,
y así dice nuestro Capitán:
"¡Escuchadme, hermanos
los puertos son vuestros excelentes compañeros de viaje!"


¡Oh, Capitán!
"¡Tensemos las cuerdas, abramos los pulmones
para que entremos al puerto
con la vela inflada!"
Miré hacia atrás,
allí mismo se convirtió en sal
y se hizo a la mar mezclándose con el agua.
Soy arribador,
y voy en un barco que no tiene capitán.


La muerte, algún día,
te recibirá con los ojos con los que abandonaste el puerto,
para entrar en el sucio mar que es el cielo.
¡Oh, Capitán!
Pero el timonel de la nave
se nos murió hace ya tiempo.


PROUSTITUTA

Me celebro a mí mismo
y canto para mí,
y te estoy cantando a ti
muchacha esbelta
muchacha encantadora.


Vengo de nuevo a mi pueblo natal
a la génesis matricial
al útero de la creación
al tuétano interior en el que reside
tu cáliz sagrado.
Por eso,
cada vez que voy en busca de
la muchacha de zapatos rojos
me celebro a mí mismo,
y me canto a mí mismo
ensalzando la alegría de la belleza.

El encanto de la crisálida
respiración despeñada en la desesperación
solo cuando la recojamos
nos sobrecogerá.
Y antes de que el resplandor del Sol
se impaciente en el horizonte
nos quitará la vista nublada
en el remolino enroscado de las moscas
haciéndonos encontrar el canto alegre.


Me celebro a mí mismo
y me alegro para mí,
y cantamos para nosotros
en todos los espíritus puros que ensalzamos.


No sé tu nombre
quizás
Lucy o Lulú,
pero para mí fuiste Roxeanne.


Me enseñaste
qué es “La petite morte",
introduciendo e irradiando vida en mí
más fogosamente que nunca.


Ahora
estás ahí
siempre tan pequeña
muerta de frío en la calle.
Preguntándote a ti mismo,
buscando la respuesta
sobre el tiempo pasado.
Patrimonio del aliento perdido
preguntando dónde se puede guardar
lanzando rugidos al cielo.

El conflicto del alma
debe librarse
en la ágora de la esperanza.
Pero la libertad
se consigue
cuando se pierde toda esperanza,
y en tu borrosa mirada
reinan
los rayos de esperanza..


Vestale corroída,
el limpio espíritu dejado en barbecho,
la luz herida de sábana,
el cuerpo extenuado agujereado de carga.


Arcano que desahuciaron
exploradores incapaces,
tienes guardado en tu interior
el vellocino de oro.


¡Oh, me celebro
cada vez que me acuerdo de ti!
¡Oh, me celebro,
y me bendigo con admiración
el día en que te conocí!


HERMOSO OSCURO

Lo oscuro es hermoso.
nos gusta el encanto de la oscuridad
del todo, y además nos viene de dentro.
Va más allá de embellecer la noche
pues la oscuridad alarga el tiempo
y hace degustar la duración.
reunión de todos los sentidos
como un brindis de los cantos,
todos los oscuros se embriagan
en el silencio ferviente
bajo el frío sudor de los astros.

Arnasa galduaren ondarea 2003, (Elkar)


LA PARADOJA DE RIMBAUD

No hay más que un pequeño paso
de escribir poemas hasta llegar a vender armas:
cruzar esa delgada línea roja,
negligencia, conciencia, coherencia...


SIN RUMBO

Me he quedado sin sombra.
Ya no tengo
sombra que dude en mí.
Los cuervos de los cruces
me han dado la espalda.
Agotada la tripulación de la vida
no hay viento que infle la vela.
La furia aparta mi mirada
en crudos ataques
dejando el pesar en el interior.
Y la luna quiere arrancar el sudor
en el territorio que no crea luz
en la nerviosa inquietud.


¡¿Dónde estás Merlín?!
¡¿Dónde estás Merlín?!
Veo tu rastro sin cesar,
he recibido el sentido de tu mensaje,
siento la estela de tu capa,
¿pero dónde están los límites
de tu viaje?


¿El perfume de Lorelei
perdido sobre el agua del pantano
los suspiros de Ulalume
esparciéndose en el húmedo bosque?
las cosechas de cualquier era mejorarán
al encontrarse las dos vírgenes,
y los reyes y los magos asirán el mismo báculo
antes de encontrar las dos vírgenes.


Si lo ves bajando el río,
bajando el Moldava,
-- La Isla Kampa y el Molino del Búho
tienes frente a frente -
la palma sin sombra
suavemente mecido con sonidos deliciosos,
no pienses
en el cuerpo transparente de Ofelia
que agujerean hasta dentro las ratas
empezando por sus blancos muslos
hasta las entrañas
no pienses
aunque las frías campanas fúnebres
de la naturaleza expresen lo contrario.
Si la ves bajando el río
el secreto del núcleo de luz
guárdalo metido en el corazón.


Pero las sombras no se unen
ni aumenta la negrura,
ni se ponen una encima de otra.
Las sombras se alargan largas
en la luz de la verdad,
tiemblan rápidamente
en el calor de la luz;
pero nunca irradian
la verdad del calor.


Los claroscuros son compañeros de viaje
y nos ofrecen
los mojones de la duda
En mi búsqueda en cambio
no aparece,
atisbo alguno de sombra
en este abandono y despeñamiento
cómo he llegado a ser
dueño de un vacío y lleno vagar.
La compasión está quieta al lado de la puerta,
sombra perdida de los cruces,
en la espera que no cesa.


La esperanza no tiene sentido,
nunca jamás eres el ganador
en el enfrentamiento de la ventura.
Y la desesperación
es un recinto interminable.


MIEL Y ACEITE

Ponías miel y aceite
sobre el trozo de papel
en las primeras horas de la mañana
tras despertarte.
Día despejado, parecía un azul prestado
el tapiz de color del cielo.
Salía humo de una chimenea
y se dispersaba en la lejana pradera
haciendo uno con el rocío que allí había.
En aquellas circunstancias
tu rica sonrisa
se alegraba en gotas de aceite
y en las miradas de aquellos instantes
no intercambiábamos
más que amor,
tan dulce como la miel
y tan vivo como el aceite era el amor.


Comías el pan
a tiernos mordiscos
y se te veían hilos de miel
entre los dientes
como si fueran gotas de cera de las velas
que acaban colgando de los colmillos
¿Era por eso
aquel dulzor de tus besos?
Pero nada más que nuestro gozo
se derramaba
por entre las rendijas de nuestros abrazos.
Así era nuestro amor
tan dulce como la miel
y tan vivo como el aceite.


Y un mordisco tras otro
acababas el trozo de pan,
la miga de pan untada en aceite
salpicada de gotas de miel.
Y bajo aquel fulgor de alegría
la cocina de tu casa
resplandecía.
Me gusta de verás
temprano por la mañana
verte preparando trozos de pan,
dulce miel y
vivo aceite
poniéndolos sobre la blanca miga.
Y no necesito nada más
para saber que te quiero.

Nota: Estos últimos tres poemas no se han publicado.

2011 Euskal Idazleen Elkartea
Zemoria kalea 25 · 20013 Donostia (Gipuzkoa)
Tel.: 943 27 69 99 - Fax.: 943 27 72 88
eie@idazleak.eus

iametza interaktiboak garatuta