EU | ES | FR | EN
Facebook Twitter Vimeo Youtube
Euskal Idazleen Elkartea

Leire Bilbao Barruetabeña > Extractos

Poesia

2006 Escamas | Susa

QUITANDO LA CABEZA

Hay
pieles de mujer
más pegajosas que el olor a escamas
Hay
manos femeninas que van directamente al estómago
sin saber cómo vaciar el interior
Hay
sangres que se juntan en el delantal
Hay
peces que tienen la mirada del marido
Hay
branquias que se arrancan jadeando
Hay
cuerpos que tienen el temblor de la olas
Hay
quienes se acuestan con el mar
como los amantes desleales
Hay
mujeres
que arrancan la cabeza a los peces como si fuera la suya propia.


PACIENCIA

No pidas que sea tan leal como el espejo
si no puedes verte frente a él,
si no me puedes mirar al interior
como desde una ventana abierta que se ha cerrado.

No soy una lagartija entre las grietas,
me han enseñado a permanecer en el lugar donde estoy.

Llevo los días con paciencia,
manteniendo la casa que mi padre me dio
me he resignado sin darme cuenta.

No sé del dolor de otros si no es del mío.
Te lo digo como lo veo,
no pidas que sea tan leal como el espejo,
no me moveré
mientras el aliento me lo ordene.

Me han enseñado a permanecer en el lugar en el que estoy.


PÁRPADOS

Abres los ojos,
tienes el olor del recién despierto,
el sabor del que ha dormido.
Cierras los ojos,
las mentiras te saltan en los párpados,
y yo me las quiero creer todas.

Cierras los ojos,
porque se puede leer lo guardado
en los párpados de quien cierra los ojos,
como cuando les cerramos los ojos a los cadáveres
se puede leer en los párpados de los muertos
lo que tenía por decir, lo que han dejado sin decir.

Tienes el olor de quien ha dormido
el sabor del recién despierto,
pareces un recién nacido
quiero creer tus mentiras
del modo en que un niño
descubre las viejas verdades.


BAJO LA LLUVIA

Te dejaré un húmedo mensaje
en el cristal del autobús
para que lo leas cuando escampe.


UNA SIMPLE DIFICULTAD

La vida no es más que una simple dificultad
desde que cayeron al agujero de tus ojos,
y no sé cómo tragar estas lágrimas de cereza
mientras voy dando vueltas en tus pupilas.

Quisiera saber qué ves diferente
desde esta atalaya, qué gira como el mundo
en las cuencas de tus ojos aparte de mí.

Podría haber salido de un fogonazo por la catarata de las pestañas,
pero me tomaste presa con los párpados cerrados.
Por eso sé que no me verás más
tal como soy.

He escondido las alfombras bajo la alfombra
y le da vuelta a la llave
mientras el mundo da la vuelta así mismo.


EN EL EQUILIBRIO DE LOS IMPOSIBLES

Hemos crecido con dolores que han ido creciendo,
con el sueño caliente sobre la piedra,
en el equilibrio de los imposibles.
Juguetear con los imposibles
no es no poder juguetear.

No cojas la mano entre las piedras
si no es para cambiarla de sitio.
No la arranques de la tierra donde surgió
si no es para lanzarla lejos.

Te digo de veras,
hemos sido de la imposibilidad.

Vayamos donde vayamos
llevamos el mismo olor bajo la piel.
Olor a tierra mojada,
como el olor de mamá,
vayamos donde vayamos
bajo la piel.

No se borrará fácilmente.
Quién no ha odiado alguna vez
a quien más quiere.
Quién no ha odiado alguna vez
el olor a tierra mojada bajo la piel.


Hemos crecido con dolores que han ido creciendo,
con el sueño caliente sobre la piedra,
en el equilibrio de los imposibles.


SANGRANDO 2

Me he manchado de sangre las puntas de los dedos
y me los he llevado a la boca dubitativa.
Esta sangre que mi cuerpo no quiere
no tiene un sabor amargo.
Me duelen los pezones
como si pidieran unos labios.
No quiero los tuyos,
no quiero los de nadie
los tengo bien guardados para mí.

Me late el interior, pidiendo una respuesta,
y pongo una mano sobre mi pecho.
Me preguntas por qué en ocasiones
comprendo mejor a una leona que a ti.
Ahora sabes que cuando me laten los pechos
por qué no te dejo que me los toques,
por qué los guardo para mí.


CEREZOS EN FLOR

Me ha dicho que quiere volver al pueblo
para callar el llanto de su niño,
para ver los cerezos en flor
antes de que finalice mayo.

Que con el tiempo se le han ido torciendo
las calles y las opiniones,
que ya no encuentra el aliento
en el lugar donde lo dejó.

Que la soledad, es andar con un abrigo grueso
en las calles del invierno,
que hay casas que al abrir la puerta
nunca entra nada,
si no es el frío del exterior.

Que los días se le rompen en las manos,
que se prepara cada noche como los recién fallecidos,
que le da vergüenza morir desnuda en la cama.

Mayo ha finalizado,
se ha metido en el bolsillo piedras calentadas por el sol.
Me ha dicho que quiere volver al pueblo
para callar el llanto de su niño.


NO QUIERO

No quiero una patria que me entierre
que me traiga a la boca lo que queríamos ser

No quiero un amor que me canse,
que se me suba al cuello si no es para vengarse.

No quiero una madre que me ame,
si no la voy a tener al lado cuando el tiempo se vaya.

Si no tengo ni patria, ni amor, ni madre
¿adónde volveré?


EL EXTRANJERO

Un extranjero me recorre
en mi pueblo interior
atravesando mis pulmones
con pies que son tan fríos como mares muertos.

Di, qué he de hacer
si esta no es mi realidad
si soy dolor,
como el que se desvela
el que está registrando en sus sueños.

Qué voy a hacerle pues,
si un extranjero me recorre
en mi pueblo interior
si me protejo entre piedras
delante de ti y de todos los demás.

No toda la culpa es mía,
si es que todo es culpa.
Es tu forma de mirarme
la que me denuncia.
2011 Euskal Idazleen Elkartea
Zemoria kalea 25 · 20013 Donostia (Gipuzkoa)
Tel.: 943 27 69 99 - Fax.: 943 27 72 88
eie@idazleak.eus

iametza interaktiboak garatuta