EU | ES | FR | EN
Facebook Twitter Vimeo Youtube
Euskal Idazleen Elkartea

Alaitz Olaizola Borda > Extractos

Teatro

2005 | Erein

En la China de hace 500 años, vive una chica de veinte años llamada Txiukue. Es la hija del alcalde del pueblo y está enamorada de Peifen, la chica de su edad que trabaja de sirvienta en su casa. Su padre quiere casarla y para ello, elige a cuatro candidatos. Txiukue-k ordea, no du hauetako inorekin ezkondu nahi, sino con Peifen.

Como el padre y Txiukue son unos cabezones, este lío no se aclarará hasta última hora.

¿Con quién se va a casar Txiukue?

1. APARICIÓN (Casa del alcalde)


(Sala de estar de la casa del alcalde, el alcalde y su esposa están sentados en torno a la mesa, hablando. Si hay mayordomo, que esté inmóvil en una esquina)

ALCALDE: Ha llegado la hora. Soy el alcalde de este pueblo. Un hombre conocido y respetado. (Golpeando en la puerta)

LA ESPOSA: Sí, lo sé. Pero nuestra hija Txiukue, no tiene la culpa de que su padre sea el alcalde.

ALCALDE: ¿La culpa? ¡Si vive tan bien es porque soy el alcalde!

LA ESPOSA: ¡Si no tiene más que veinte años, déjala tranquila, hombre!

ALCALDE: Todo el pueblo me hace una única pregunta.

LA ESPOSA: (Burlándose) ¿Que por qué eres tan idiota?

ALCALDE: (Muy serio) No. A ver cuando se casa nuestra única hija.

(Llaman a la puerta)

ALCALDE: Venga quien venga, ¡Que entre! (Si hay mayordomo, que abra él la puerta. Si no, que entre sin más)

(Ding Jun entra. Se acerca al alcalde y le hace una reverencia al estilo chino)

DING JUN: Señor alcalde, he traído los muebles nuevos que has pedido para el ayuntamiento.

ALCALDE: ¿Y qué? (Muy serio)

DING JUN: Están en el carro y que a ver dónde quiere que se los deje (Cortésmente, reverenciado)

ALCALDE: ¿Dónde los dejo? ¿Dónde los dejo? ¡Si son para el ayuntamiento, pues tendrás que dejarlos ahí! (Colérico)

DING JUN: Está bien. (Hace una reverencia, y desaparece corriendo)

LA ESPOSA: (A su marido) ¿Quién era ese?

ALCALDE: Ding Jun. El fabricante de muebles más famoso de toda China.

LA ESPOSA: ¿Para qué necesitas muebles nuevos en el ayuntamiento?

ALCALDE: Lo sabrás a su tiempo.

(Llaman a la puerta)

ALCALDE: ¡Venga quien venga, ¡que pase!

(El mayordomo abre)

(Entra Yutan. Se acerca al alcalde y le hace una reverencia)

YUTAN: Señor alcalde. Traigo las flores nuevas que ha pedido (El alcalde le corta)

ALCALDE: (De mal humor) Y que las tienes en el carro, ¿a que sí?

YUTAN: No señor. En cestas puestas a los lados del burro.

(La esposa empieza a reír)

ALCALDE: ¿El burro? ¡Tú eres el único burro aquí! (Puesto en pie, enfadado, porque no acierta) ¿Qué quieres?

YUTAN: ¿Dónde pongo las flores? (Cabizbajo)

ALCALDE: ¿Para dónde te he dicho que las necesitaba?

YUTAN: Para el Ayuntamiento. Las llevaré allí.
ALCALDE: ¡A ver pues!

(Yutan, hace una reverencia, y desaparece corriendo)

LA ESPOSA: ¿Quién era ese?

ALCALDE: (Sentándose de nuevo) Yutan, el mejor jardinero de toda China.

LA ESPOSA: ¿Me has comprado flores? (Contenta)

ALCALDE: No son para ti.

LA ESPOSA: ¿Para quién son pues?

ALCALDE: ¿No eres un pelín curiosa?

LA ESPOSA: ¿Y tú, un pelín raro?

ALCALDE: ¡Lo sabrás a su debido tiempo! (Se levanta y desaparece)

LA ESPOSA: Se piensa que soy tonta. Ya sé que está preparando con la boda de nuestra hija. (Ordena las sillas, y desaparece)

2. APARICIÓN (La casa del alcalde)


(Tocan la puerta. Abre el mayordomo y si no hay, que llame y entre Xiao Ping. Se quedará junto a la mesa. Llamarán de nuevo a la puerta y entrará Lao Txan, arrastrando los pies, pues es un anciano)

LAO TXAN: (AL ver al otro) ¡Xiao Ping! ¿Tú aquí? (Con voz de abuelo. Se sienta)

XIAO PING: Hola, Lao Txan. El alcalde me ha dicho que vayas. Alaba ezkondu nahi omen du.

LAO TXAN: Sí. Como soy el hombre más sabio del pueblo, me ha pedido consejo.

XIAO PING: Como soy su mejor amigo, a mí también.

LAO TXAN: ¿Qué tienes que decirle?

XIAO PING: Le presentaré a dos hombres.

LAO TXAN: Conoces a Txiukue, ¿no?

XIAO PING: Sí.

LAO TXAN: (preocupado) Será difícil acertar con él.

XIAO PING: No creo.

(En estas, el alcalde entra rápidamente)

ALCALDE: Estáis aquí. Necesito tu ayuda. (Sentándose en su silla)

XIAO PING: Nosotros te ayudaremos.

ALCALDE: A ver Xiao Ping, ¿Quién has traído?

(Xiao Ping, empieza a gritar hacia fuera)

XIAO PING: Tu fu! Tu fu! (Entra acompañado del mayordomo y como los demás, hace una reverencia al alcalde) Éste, es Tu Fu, el poeta más famoso de toda China.

TU FU: (Trae bajo el brazo unas hojas envejecidas) Señor alcalde, soy su hombre en forma. Cuidaré de su hija.

ALCALDE: Umm... (Pensativo) O sea que poeta... .

TU FU: Muy famoso, señor alcalde.

LAO TXAN: Fama, fama... No es suficiente!

TU FU: (Cabizbajo) No es suficiente, pero no es poco.

XIAO PING: Bien dicho, Tu Fu.

ALCALDE: Tu fu, haz la poesía más hermosa que nunca antes hayas hecho.

TU FU: (Pozik) Sí señor. ¡¡Sí señor!! (Y tras hacer una reverencia, desaparece coriendo)

XIAO PING: (De nuevo gritando hacia fuera) ¡Faguo! ¡Faguo!

(Acompañado del mayordomo, entra el joven francés)

LAO TXAN: ¿Cómo te llamas? (Sorprendido)

FAGUO: Señor Faguo. (Dando la mano al alcalde)

ALCALDE: ¿De dónde eres, Fago?

FAGUO: Fago no, señor. Mi nombre es Faguo.

ALCALDE: Te llamaré como tú quieras, ¿de acuerdo?

FAGUO: (Orgulloso, sin agachar la cabeza) Soy francés, señor, soy guerrero francés, el mejor de toda Europa.

XIOA PING: (Al alcalde) Un guardián inmejorable para nuestro pueblo.

FAGUO: Soy muy hábil sobre el caballo.

ALCALDE: ¡Calla! ¡No te he dicho que hables! (Enfadado)

LAO TXAN: En nuestro pueblo no hay caballos.

ALCALDE: Ve, Fago, y a ver si eres capaz de encontrar algún caballo.

FAGUO: (Muy contento) será muy fácil. (Y desaparece corriendo)

LAO TXAN: Como soy el hombre más sabio del pueblo, creo, que estos no son los maridos apropiados para Txiukue.

XIAO PING: (Enfadado) ¡Estás muy equivocado! ¡Nuestro pueblo necesita grandes hombres!

LAO TXAN: Señor alcalde, debería hablar con su hija.

XIAO PING: ¿Para qué? Que decida su padre.
LAO TXAN: (Puesto en pie, enfadado) ¡No! Si su hija se casa, ¡que decida ella!

ALCALDE: (Llevándose las manos a la cabeza, tapándose los oídos, sin poder soportar el jaleo que se ha montado) ¡Es suficiente! ¡Silencio los dos! Os he pedido consejo, ¡no órdenes! Decidiré mañana. Tengo cuatro candidatos en mente: el soldado Faguo, Tu Fu el poeta, Yutan el jardinero y Ding Jun el fabricante de muebles.

XIAO PING: Faguo en mi opinión... .

LAO TXAN: Pregunte a la misma Txiukue, señor.

ALCALDE: ¡Es suficiente! (Gritando) ¡Vete!

(Hace una reverencia y desaparecen)

ALCALDE: ¿Quién será el más adecuado? (Pensativo. Desaparece)

2011 Euskal Idazleen Elkartea
Zemoria kalea 25 · 20013 Donostia (Gipuzkoa)
Tel.: 943 27 69 99 - Fax.: 943 27 72 88
eie@idazleak.eus

iametza interaktiboak garatuta