EU | ES | FR | EN
Facebook Twitter Vimeo Goear Scribd
Euskal Idazleen Elkartea

Breve historia de la literatura vasca

La situación política a finales de la década de los cuarenta iba a permitir un ligero esbozo de literatura vasca, ya que, si bien bajo la férula de la censura, en 1949 vio la luz Arantzazu, euskal sinesmenaren poema (Arantzazu, poema de fe vasco), del franciscano S. Mitxelena, primera obra literaria publicada en el País Vasco peninsular tras la guerra. Ocurría a caballo entre el año de la creación de la revista Egan (Donostia, 1948) y la revista Eusko-Gogoa (Guatemala, 1950). Comienza una década que traerá otros aires.

Tres tendencias literarias ocuparán el exiguo espacio de la creación. Por un lado está la tradicionalista; por otro, la que pretende renovar la tradición de preguerra sin salirse de ella, y, frente a ambas, una tendencia innovadora desde posturas ideológicas heterodoxas.

Durante estos años, la producción crece paulatinamente y los géneros se diversifican. Además de la poesía y la narrativa, se cultivan el ensayo y el teatro, aumentando al mismo tiempo el número de revistas.

Poesía y narrativa:

En estos años se impondría la corriente semi-conservadora. Así, proliferan los autores que tratan simplemente de mejorar lo heredado (Irisarri, Aurraitz, B. Ametzaga, S. Muniategi y S. Onaindia), y en 1954 se publica una importante antología poética, Milla Euskal-Olerki Eder, recopilada por el padre Onaindia.

La tendencia dominante se agudizaría con la vuelta del exilio de algunas de sus figuras, como Orixe, S. Mitxelena, Iratzeder, N. Etxaniz, J. Etxaide y J.A. Loidi. Los heterodoxos, como F. Krutwig y J. Mirande, hacen ya su aparición.

El teatro:

En aquel ambiente, será precisamente el teatro el género que más sufriría los efectos de la censura. Se crean obras basadas en el diálogo, con apuntes exhaustivos por parte del autor, surgiendo así un teatro de costumbres, en el que los conflictos se resolverán siempre desde principios humanistas. Entre los autores cabría citar a A.M. Labaien, A. Zubikarai, J. Etxaide y P. Larzabal.

Precisamente en este contexto habría que situar el drama político de S. Mitxelena, el teatro religioso y moralizante de N. Etxaniz, los dramas y comedias de tono poético de T. Monzon y la prolífica obra dramática de E. Urruzola "Uxola".

El ensayo:

En 1958 vería la luz el ensayo de S. Mitxelena Unamuno eta Abendats (Unamuno y Abendats). En él, el autor tratará de mostrar que la lengua vasca es una herramienta válida para la expresión del pensamiento más complejo. En definitiva, el autor diserta sobre los paralelismos entre el alma vasca (sic) y la sensibilidad y comportamientos de Unamuno, a la busca de denominadores comunes. El autor reniega de la pedantería, el integrismo y las políticas tercas y excluyentes, prefiriendo frente a ellas la diversidad de criterios y la honestidad como principios para la convivencia.

Las revistas literarias

Las publicaciones periódicas más importantes de esos años serían Egan y Euzko Gogoa. En sus paginas iban a tener cabida tanto la poesía, el teatro o la narración, como la crítica literaria. Para muchos vascos sería, además, el único medio de expresión escrita.

Idazleak Ikastetxeetan
Liburuak Gozagarri 2017
uberan.eus
Literatur Jarduerak
2011 Euskal Idazleen Elkartea
Zemoria kalea 25 · 20013 Donostia (Gipuzkoa)
Tel.: 943 27 69 99
eie@idazleak.eus

iametza interaktiboak garatuta