EU | ES | FR | EN
Facebook Twitter Vimeo Goear Scribd
Euskal Idazleen Elkartea

Breve historia de la literatura vasca

De aquella época se ha solido citar la indiferencia que con respecto a la lengua vasca y la cultura en dicha lengua hacían gala las clases en el poder. A modo de ejemplo traeremos aquí algunos de los innumerables sucesos que se dieron en este sentido.

Así, y allá por el 1609, la Junta de Gipuzkoa se negaría a financiar el costo de la edición en euskara del catecismo de Martin Yañez Arrieta. Cambiando de territorio, en el año 1675, el Estado de Navarra se negaría a ayudar a pagar a P. Domingo Bidegarai los costes de la edición de su diccionario tetralingüe euskera-francés-latín-castellano, así como las de un manual para el aprendizaje del latín y el francés, también obra suya. Y por nos olvidarnos del País Vasco Continental, un escritor tan importante como Joanes Etxeberri tendría los mismo problemas con el concejo de su localidad. Valga para indicar que el número y calidad de las obras así perdidas sería incalculable.

En aquel contexto, la recién creada Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País plantearía en sus estatutos la necesidad de elevar el grado de educación de toda la población, citando expresamente los campos de las Ciencias, las Letras y las Artes.

Además de lo ya expuesto, algunas de las leyes de las que entraron en vigor en aquel siglo tampoco ayudarían a mejorar la situación, más al contrario, la empeorarían. Si hasta entonces había sido el latín la lengua de la administración, de la enseñanza y de las relaciones forales, a partir de entonces se impondría el romance como lengua vehicular para dichas actividades. Así, ocurriría que la llamada Provincia, Gipuzkoa, que en el siglo XVI era totalmente vascófona, obligara a los procuradores de las Juntas a saber hablar, leer y escribir en lengua romance. Otro tanto ocurriría en Bizkaia, llegándose en ambas hasta a exigir que la lengua del país desapareciera de la enseñanza religiosa. La situación descrita se mantendría hasta la extensión de la Contrarreforma, que establecería la necesidad de recurrir a las correspondientes lenguas vernáculas en la catequesis y las predicaciones.

En la misma línea, en las escuelas se prohibiría el uso del euskara con sistemas de represión tremendamente duros e implacables. Por tanto no es de extrañar que la personas que dominaban el romance, como los mismos clérigos o los caballeros, fueran tomadas por más sabias y cultas que el resto. Serían, en definitiva, tiempos muy difíciles.

Idazleak Ikastetxeetan
Liburuak Gozagarri 2017
uberan.eus
Literatur Jarduerak
2011 Euskal Idazleen Elkartea
Zemoria kalea 25 · 20013 Donostia (Gipuzkoa)
Tel.: 943 27 69 99
eie@idazleak.eus

iametza interaktiboak garatuta